música de Clara Serrano

Loading...

lunes, 2 de junio de 2014

Hoy te he vuelto a ver y tu mirada de nube me ha abrazado dándome calma. 
Tus manos como antaño  han estrechado las mías y la sangre ha corrido de nuevo por mis venas sintiéndote y reconociéndote  mientras el azul de tus ojos se confundía con el cielo que asomaba por el ventanal. 
Hemos querido pegarnos, ser uno solo, como en aquel tiempo pretérito que nos unió para siempre  pero no hemos podido  aunque el fondo de tus ojos me lo decía todo. 

Siempre tuve debilidad por ti, me cuidaste, me respetaste y me amaste como quizás nadie lo haya hecho antes ni después que tú. Fuiste para mí  y yo para ti y eso quedará en la estela del tiempo sin que ni aguacero  ni calma chicha puedan estropearlo.
No hubo orgullo ni celos ni desafío  ni soberbia ni complejos en nuestro amor. Fue humilde, sencillo, puro y valiente y así quedó y permanecerá. Adoro a los valientes y tú, tú sigues estando en el primer puesto de mi lista particular de héroes.

Hay amores que pasan y otros que quedan y tú, eres tú, el que siempre fuiste y aún eres, porque el tiempo no borra lo que es de verdad.

Hoy te escribo como entonces te escribía mientras ponías música en mis oídos y en el corazón, y no sé más que sentiré perderte de nuevo cuando la pérfida cantinela de nuestras vidas nos reclame cada uno a su lugar, sin entender de emoción o sentimiento, de pasión o comprensión. 

No hay comentarios: