música de Clara Serrano

Loading...

martes, 13 de enero de 2015

ESQUIVAR A LA MUERTE

 


No podía querer a nadie más si en sus brazos se quedó su amor. Nadie podía ocupar sus sueños  si ya tenían dueño y amarrados con cadenas de un amor nuevo, profundo y ciego se negaban a renacer. 

No habría más versos ni  besos que los que ya a él le dió, no había más condena ni lágrimas que por él vertiera.No hubo un sol naciente que no le trajera su mirada, pues su recuerdo era el cielo con el que empezaba la mañana. 
No hubo más pasión que cuando a él buscaba, ni más desasosiego cuando de sus brazos marchaba, ni deseo de devorar a besos como en sus brazos tuvo, ni pena más grande que cuando él decidió acabar con todo. 

Todo lo que pasara ahora sería pequeño, casi insignificante, rodaría los caminos como alma fugaz sin detenerse, escondiendo su verdadera sonrisa para regalársela cuando él regresara a ella. Apartando la mirada de los ojos que la desearan  para no desgastar su encanto en ojos profanos que quisieran penetrarla, para mantenerse intacta, solo acariciada y sentida como él la dejó.

Pero nadie se percataría de su verdadero duelo, su boca sonreiría  como antaño antes de conocerle, escondiendo en la comisura de sus labios la amargura que le había dejado su lejanía y en su corazón estaría el germen de la nada absoluta, del amor desaparecido, la sabiduría intacta de que solo era el amor por lo que ella esquivaba a la muerte.

Clara Serrano

No hay comentarios: