música de Clara Serrano

Loading...

domingo, 8 de febrero de 2015

DESPEDIDA



Ponme a mí también una taza de café más, le dijo, y observó cómo se levantaba, recogía su taza y la suya y se dirigía a la cafetera. 

Se deleitó una vez más mirando cómo andaba, esta vez de forma pausada,  como desgajando un dolor en cada zancada. Vio cómo se inclinaba un poco para sacar con mas cuidado la jarra de cristal, la silueta de su cintura y sus caderas le arrancó un estremecimiento. 

Por fin  se acercó y entonces él le cogió las manos mientras ella depositaba los cafés en la mesa. Le miró algo sorprendida y quizás incómoda y le increpó con la mirada.
 Se calló lo que iba a decir y soltó sus manos.
¿Cuánto tiempo más podía guardarse lo que debía decirla? No era que la quería, de sobra debería saberlo  ella, aunque se había puesto una distancia entre sus vidas tal, que favorecía  el que se hiciera inabarcable, el recuerdo de sus últimos encuentros quedaba lejos ya.

Bebieron sin mirarse, el silencio no era tenso pero remarcaba lo que se empeñaban en fingir. 

Al fin, él se levantó como si le pesara la vida más de la cuenta, ella hizo ademán de empezar a recoger, parecían una pareja de toda la vida. 

Se volvió a ella antes de salir y le dijo a modo de despedida, me han dado tres meses de vida.

Un estallido de loza contra el suelo cortó el aire. No hubo más palabras.

Cuando oyó el pestillo de la puerta, se dejó caer en la silla aún con la mirada congelada.

Ni la muerte rondando pudo evitar que el silencio los hubiera matado a los dos mucho antes.

Clara Serrano

Gracias a M por contarme su historia y permitirme que la adaptara.

































No hay comentarios: