música de Clara Serrano

Loading...

martes, 17 de marzo de 2015

LAS COSAS NO SON LO QUE PARECEN

Resultado de imagen de apariencia falsa

Llegó con el rabo entre las piernas pues cada vez que se acercaba a un lugar habitado bien por humanos bien por animales, se creaba un rumor incómodo a su paso.

Decidió internarse en un bosque que vio a lo lejos y una vez semioculto por los arbustos que conformaban parte de la vegetación, olisqueó el terreno en busca de bulbos que ramonear, estaba hambriento.

Qué suerte tuvo al descubrir entre dos rocas de gran tamaño  la entrada a una cueva, que aunque pequeña, resultaba acogedora.
No se lo pensó dos veces y decidió instalarse allí. No parecía que pasara casi nadie y el ambiente tranquilo de aquel bosque con tanto árbol y densa vegetación servía a sus fines de pasar desaparcibido.

Buscó unas cuantas ramas secas del grosor suficiente como para ser resistentes al viento , la lluvia y el sol y así, las  unió y fabricó una puerta  sólida que aislara su hogar del mundo exterior.

Tan contento estaba de su pequeña pero confortable casita, que amontonó las hojas secas del suelo y formó con ellas un jergón no muy blando pero tampoco  incómodo donde se echó a dormir.

Por desgracia para él, tres individuos de aspecto repelente, cara y manos sucias, sonrisa bobalicona a la vez que maléfica le habían estado observando desde que llegara y así, cuando entendieron que ya había caído rendido por el sueño, se acercaron y aporrearon la puerta.

Se despertó sobresaltado y se acercó a abrir, ya tenía pensado qué excusa dar y las disculpas pertinentes que debería decir y que se sabía de memoria, pero al entornar la puerta, no vio a nadie. Extrañado se asomó al exterior, y al no ver nada, cerró y con cierto recelo, se hizo un ovillo y volvió a dormirse.

Aquellos desalmados se habían escondido y se regocijaban de su burla a sus anchas.

Esperaron un rato, el suficiente para que volviera a caer rendido por el sueño. De sobra sabían que llevaba andado cientos de km, nadie lo quería cerca pues le precedía su fama y los rumores de que viajaba sin rumbo ya les había llegado de muchos lugares. 

Se acercaron una vez más a la cueva y golpearon con palos la puerta, trás lo que salieron en estampida a esconderse.

El sobresalto fue mayor aún y amedrentado por tal violencia y temblándole las piernas, abrió y la escena anterior volvió a repetirse. No había nadie.

Cuando se metió dentro, pensó que ya era hora de afrontar lo que fuese y dejar de huír. Lo encararía sin agresividad, intentaría dialogar. Así que decidió quedarse detrás de la puerta y abrir de improviso cuando volvieran a  llamar. Ahora tenía claro que se repetiría lo de antes.

Después de revolcarse por el suelo, muertos de la risa  y comentar lo estúpido que era aquel tipo a la par que miedoso, se recompusieron pantalón  y camisa sobre su orondo vientre y se acercaron a la puerta.

Cuando la aporrearon de nuevo, la puerta se abrió al instante.

Y oh, amiguitos, las caras de susto de aquellos tres malvados no se hizo esperar, salieron corriendo, tropezando patosamente con la espesura debido a su gordura mientras gritaban con voces increíblemente chillonas y desagradables:
" Socorrooooo, Socorroooo, que nos devora el lobo ferozzzz"

El pobre lobo se quedó en el umbral rascándose el cogote sin entender nada y solo atinó a decir con un silbido de voz que ya no era ni aullido, ¡pero si yo no les he hecho nada...¡ 

Clara Serrano

Este cuento participó en el concurso "LA CARA B" DE LOS CUENTOS CLÁSICOS:
http://elcirculodeescritores.blogspot.mx/2015/03/ganadores-del-concurso-de-relatos-la.html
 

34 comentarios:

María Campra Peláez dijo...

Pobrecito el lobo feroz, y qué traviesos esos cerditos. Muy buena versión.

clara SL dijo...

Hola María¡¡
Sí, muchas veces los lobos no son tan lobos y los amables y frágiles cerditos esconden con demasiada frecuencia una naturaleza terriblemente maliciosa.

Un abrazo

Ricardo Zamorano Valverde dijo...

Un giro de 180 grados al cuento de ''Los tres cerditos'', lo cual no se descubre hasta el final, lo que nos mantiene con la intriga todo el tiempo.
Me gustó mucho.
Un saludo.

Julia C. dijo...

Me gusta el cambio de papeles en tu cuento, CLara: un lobo tímido e inofensivo y unos cerditos convertidos en villanos. Se merecen el susto que se dieron la final :D

Muy bueno!!

Un abrazo grande.

Ana Lía Rodríguez dijo...

Buenísimo Clara, seguro que al final le hartaron y por eso fue a derribarles las casas, jaja. Pobrecín, a esos tres les metía yo una manzana en la boca y para el horno así tendríamos parrillada para el día de la entrega de premios,jeje. Un abrazo

María Diz dijo...

Qué bueno Clara! He sentido pena del pobre e indefenso lobo.
Un abrazo

clara SL dijo...

Ricardo¡, muchas gracias por dejarte ver por aquí y dejar tu comentario, me alegra de que te haya gustado y te haya mantenido el interés y la intriga hasta el final, ese era el propósito.
Un abrazo¡

clara SL dijo...

Sí, Julia, pero más que susto fue incidir aún más en la farsa de lo aparente.
Gritaron y huyeron sin motivo y sin darle tiempo al lobo siquiera de argumentar que ya no tenía nada que ver con el que todos decían que era.
La mentira que se encuentra muchas veces en la realidad que vivimos.
De ser yo el lobo, les habría metido una buena dentellada en sus orondos traseros, por malvados y difamadores.

Un abrazote de los grandes, amiga y gracias por venir a casa y dejar tus palabras.

clara SL dijo...

Mmmmm...cómo me gustaría esa parrillada, Ana Lía, me la pido¡¡¡
Me alegro de que te haya gustado, amiga.

Gracias por venirte hasta casa a leer y dejar tu comentario¡

Un abrazote¡¡

clara SL dijo...

Sí, María,tienes toda la razón, es como para dar pena. Realmete estaba indefenso y con una carga a sus espaldas que le perseguiría de por vida sin merecerlo. Vilipendiado por seres malvados que no escatimaban tiempo y maneras en atormentarlo.

Un abrazote y gracias por venir aleer y comentar,María¡

Mercedes Gil Abuelatecuenta dijo...

Malísimos los tres cerditos, pobre lobo qué paciencia.
A mi me ha parecido muy buen cuento y muy real. Besitos

clara SL dijo...

Desde luego ¡¡
Yo los asaría para celebrar el premio de Fraseletreando ¡¡

Gracias por venir a leer y dejar tu comentario.
Un abrazo, Mercedes.¡¡

Sonia Le Lo dijo...

Y de verdad que las cosas no son lo que parecen... incertidumbre hasta el final. Muy bueno Clara, saludos!!

Federico Rivolta dijo...

Un muy buen giro que no revelas hasta el final. Original versión, Clara.
Un saludo!

clara SL dijo...

Casi nunca son las cosas como parecen. Vivimos en una realidad transfigurada por los juicios colectivos, las percepciones deformadas por estímulos e influencias ajenas y que en su mayor parte responden a intereses creados.
Los animales lo tienen más fácil,en el mundo natural libre del hombre, con el instinto les sobra.

Sonia, gracias por venir a casa, leer y comentar.
abrazo¡

clara SL dijo...

Siempre es un buen arma, hasta literariamente hablando, el volver las cosas del revés..-)
Gracias, Federico¡

un abrazo¡

Felipe Rodríguez dijo...

Malvados, jamás confié en ellos, pero ya recibirán su merecido en la barbacoa del próximo domingo muajaja.
Buen relato e interesante intercambio de papeles, he disfrutado el relato.
Saludos.

clara SL dijo...

jaja..Desde luego que se merecen estar en la barbacoa, estos y otros muchos como ellos vestidos con piel de respetables o buenos.
Muchas gracias por venir a leer y comentar, Felipe. Un abrazo

LUCIA UO dijo...

Me gustó esta versión de los tres cerditos y el lobo feroz.
La verdad no es siempre como la pintan, sino desde cada punto de vista, y cada uno a su modo, tiene la razón.
Un gran abrazo.

clara SL dijo...

No estoy muy segura de que en todas las circunstancias cada uno tenga la razón a su modo, con ese pensamiento se podrían justificar verdaderas atrocidades.

Pero creo entender a lo que quieres decir en tu comentario.

Muchas gracias por venir a leer y dejar tus palabras, me alegro de que te haya gustado

Un abrazo, Lucía.

Isi Mercado dijo...

Incluso tu cuento no es lo que parece con esa foto en el inicio, que ingenioso Clara! Saludos (^.^)/

clara SL dijo...

Muchas gracias, Isi, por leer y comentar¡ Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo¡

Paz dijo...

Pobre lobo harto de ser el malo con causa o solo con su fama quiere cambiar. Vuelve a sus orígenes a la cueva y busca refugio en ella como en en vientre de la madre para poder renacer pero no puede. No le dejan. A veces la vida no da segundas oportunidades.Ni siquiera de una explicacion, ni la tranquilidad de la soledad, solo le queda esperar el olvido.
Con cariño.
Pd: Incluyes bonitas palabras casi en desuso como ramonear o jergón pero están en nuestros orígenes.

clara SL dijo...

Sí, así es Paz.Para muchos no hay segundas oportunidades ni posibilidad de cambiar la percepción que tienen de ellos . Y otros ,en cambio, disfrutan de una licencia y confianza sin merecerlo
Muchas gracias por venir a leer y dejar tus palabras Me pareció conmovedor lo del lobo en el vientre de la madre para renacer.Un abrazo

Paz dijo...

Como me gusto mucho este cuento, se lo leí a mi hija de 7 años ( gran lectora) y me dijo:
"- Mama, tu amiga Clara no escribe con las palabras sino con la imaginación.
- Por que dices eso?
- Por que no escribe con las manos sino con el corazon."
Estoy segura que lo reeleremos mas veces y ella que entiende lo fundamental encontrara las nuevas interpretaciones que la vida la hará comprender.

Gracias por este cuento de niños escrito para mayores.
Un abrazo.

clara SL dijo...

Ooh, qué linda tu hija y qué madura para su edad...
Dile, por favor, que desde aquí le doy un intenso abrazo, también con mi corazón y dile tb que es un lujo tener personas como vosotras que también leen con él y no con los ojos.
Me alegro mucho de que os guste tanto.
Os contaré un secreto, ese cuento salió de uno que empecé a contarle a mi niña pequeña. Me hace acompañarla al baño y me dice "siéntate mamá y cuéntame un cuento".
Ella siempre me pide los mismos,porque a los niños les encanta la repetición y yo, que me aburro a veces de eso mismo, le hago versiones alocadas de los sempiternos cuentos de siempre..Ese día me pidió el de los tres cerditos y le conté una versión bastante más reducida que la que está escrita y porqué no decirlo, menos trágica y, escenificándosela,más divertida(soy un poco payasa, qué le voy a hacer..).

Le encantó..

Pero, ay¡, de nuevo otro día me pidió que se lo contara y me lancé a darle más detalles del cuento que ya estaba escrito, y... no le gustó nada. Me cortó y me dijo, "no, ese no, que me da mucha penita el lobo..., mejor el de los tres cerditos a los que les tira la casa el lobo"...
En fin, es menos duro escuchar que un lobo siguiendo su instinto desea comerse tres cerditos que esos mismos aparentemente indefensos animales proyecten una crueldad extrema y despiadada hacia otro ser que ya no les hará nada... .
El espíritu tierno de un niño es infinitamente más sensible que el del adulto , acostumbrado a encarar esa realidad constantemente, lo que le hace en cierta forma, insensibilizarse a ello.

Un abrazo para las dos, Paz y gracias por venir a casa de nuevo.

Paz dijo...

Uy! Yo pensaba que solo era en mi casa en la que hay cuentacuentos en el wc. Vamos que la mayor se los aprendía de memoria antes de aprender a leer y ahora seguimos igual uno contando y las dos niñas escuchando o leen ellas, vamos que parece un cuarto de estar. En fin sitio de reflexión al fin y al cabo.
Un beso para vosotras también.

Paz dijo...

Ah olvidaba decirte que a la pequeña le gustan tus canciones. Se queda relajada y dice ponme otra mama!!

clara SL dijo...

síi, jaja, en el baño se piensa muy bien..

Bueno..., me ha llegado al alma lo de que le gustan mis canciones a la pequeña..qué ilu me hace..
Hay publicados unos discos que se llaman SON DE NIÑOS I y II en donde hay una recopilación de canciones infantiles de toda la vida cantadas por distintos autores en una onda folk muy bonita, depende de la edad, quizás le gusten o no. yo canto Sr don gato, Perros, Estaba la pastora,..y alguna más que no recuerdo ahora. Los discos merecen la pena por los arreglos y la onda musical tan chula que tienen, no están compuestos al uso de lo que suele hacerse con la música para niños, a mí me gustan y a mi niña, ni te cuento¡ (pero es que yo soy su mami.. ,-))

Dale las gracias de corazón a tu niña por escucharme y a ti por ponérselas, espero poder invitaros algún día a algún concierto que dé.

Un beso grande para cada una de vosotras¡

clara SL dijo...

Perdón Paz, se llaman Son de niños y Antón pirulero.

Paz dijo...

Ok. Lo escucharemos. Y lo del concierto en cuanto nos enteremos de uno y podamos ir vamos.Eso esta echo.
Besos

clara SL dijo...

Yo os aviso por este medio, aunque la cosa está bastante en dique seco...-(
un abrazo y que tengáis buena noche

Antonio Luengo (Asociación Canina Licaón) dijo...

Me ha encantado el relato. Una parte de las actividades que realizamos desde la Asociación Canina Licaón, es impartir charlas en colegios, centros culturales, empresas dedicadas a la infancia, empresas dedicadas a las mascotas, etc, dedicadas a niñ@s y jóvenes, para intentar cambiar esa mala fama que arrastra el lobo desde tiempo inmemorial y que se sigue perpetuando subliminalmente, mediante cuentos y canciones infantiles tradicionales. Nuestra actividad se llama "Cambiando el Cuento del Lobo". Y fue la madre de unos niñ@s que asistieron a la última que realizamos (el pasado sábado 3 de Octubre), la que me habló de tu blog y de este relato en particular. Me he sentido muy identificado con tu sensibilidad al transmitir esa desaparecida "presunción de inocencia" para con el lobo. Se le daña, se le persigue, se le culpa, se le humilla y se le teme. Pero no se le conoce. Esa es la clave. Enhorabuena por tu relato.

clara SL dijo...

Muchísimas gracias, Antonio, por tan generoso comentario, siento mucho haber tardado tanto en leerlo y comentarlo.
Sí, el lobo como tantos, forma parte d eun cliché, pero gente como vosotros lográis cambiar el ideario de la gente sobre esto, así que enhorabuena por vuestra labor también.
Un abrazo¡¡