música de Clara Serrano

Loading...

miércoles, 18 de marzo de 2015

NADA




Es mejor llorar que no amar, es mejor el desconsuelo de lo que no tenemos que la nada que queda y que  percibimos en unas manos que acarician y ya no sienten nada.

Es una triste gracia ver cómo el amor se ha evaporado, cómo ya no queda nada de lo que tanto anhelábamos. La realidad no es de luto ni de pena, sino de mortal indiferencia y eso es lo que realmente hace daño, que  la sensación de no haber nada no deje marca.

 Aquello que amábamos se convierte en algo más que, incluso pululando alrededor de nuestras vidas, no nos dice ya nada , no nos trastorna el apetito ni el sueño, ni la risa ni el llanto, solo queda como un recuerdo que incluso se desfigura a pasos agigantados en nuestra memoria y aún más dramático, en el alma.

Debió de ser poco amor cuando duró tan poco y dejó tan poco rastro, quizás la quimera de una ilusión vestida en cuerpos equivocados, quizás el uso y desgaste de tanto reclamo y lágrimas buscándolo, demasiado tiempo en sufrirlo mas que en vivirlo, echándolo tanto de menos, recreaciones de una vivencia materializada en miradas, insinuaciones, trampas escritas en versos, idealización del recuerdo.

Igual que el corazón se anticipa a la entrega de sentimientos y predispone a la ensoñación, a la adoración de lo amado, a su búsqueda, también es el primero en enterarse de que ya no queda nada, porque se congela todo lo que antes ardía, porque ese hielo provoca un colapso y una muerte que aunque se anuncia prematura igual que el infarto, se desencadena en un espasmo cuando menos lo esperamos.

Ahora la nada no deja lugar a dudas a pensar  que qué razón tenía el corazón cuando dijo "corto y cierro" .

Clara Serrano


"...No obstante la nada, amenazante para el ser .... es también posibilidad, pues cuando una ausencia se hace notar, y esto nos recuerda a Sartre, se padece. La nada padecida como ausencia es nada de algo, por lo que también es posibilidad de algo...."

María Zambrano, escritora, filósofa, ensayista.

14 comentarios:

Edgar K. Yera dijo...

Elegante, claro y sentido escrito, profunda fotografía de la vacuidad en el amor, un pesar que se refleja de manera bella y triste en tus palabras.
Un abrazo Clara!

clara SL dijo...

Gracias, Edgar por pasarte por casa a leer y dejar tu comentario.

Siempre tan generoso y reflexivo con tus comentarios.Nada que poder aportar a la radiografía de mi escrito. .-)

Un abrazo,amigo

María Campra Peláez dijo...

Es una pena cuando solo queda la nada, lo has descrito muy bien. Nada que aportar. La sencillez con lo que lo describes te hace empatizar y perderte en tus recuerdos. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

Alejandra Sanders dijo...

Hola Clara, leí la obra de Sartre y es cierto, aun en la nada hay la posibilidad de que haya algo, algo queda, nada se evapora así por así, sin que quede nada. Aunque haya ese congelamiento del corazón. Muy buena tu reflexión sartriana.
Feliz sábado :)

clara SL dijo...

Gracias por tu comentario, María,lo valoro doblemente por la empatía. siento que te haya trasladado a tus recuerdos.
Un abrazo grande.

clara SL dijo...

En realidad, la reflexión sartriana se la tomé prestada a María Zambrano.
Pero viene muy a propósito para el escrito.
Muchas gracias de nuevo por venir a casa a leer, por compartir y por dejar tu comentario.

Un abrazo de los grandes.

Julia C. dijo...

Has construido todo un mundo de sensaciones de la nada. Me pregunto qué podías haber hecho con un todo en esplendor :)

Muy bueno, clara, una reflexión profunda que a muchos nos ha tocado de cerca en alguna ocasión.

Un beso enorme!!

clara SL dijo...

Querida Julia, si tu me dices ven....
Es un lujazo de comentario el tuyo, un honor, que lo sepas y
muchas gracias

Si los colores se vieran en las palabras escritas, serían estas de un bermellón intenso(que es una redundancia atroz.. .-)))

Un abrazote, Julia

Campanilla Feroz dijo...

La Nada... La primera vez que entendí que era la Nada fue leyendo "La Historia Interminable"... Para mí, es esa sensación de nieblina que diluye todo lo que tenemos, lo que sentimos, que lo hace desaparecer...
Clara... Y tú lo has descrito con sencillez, con facilidad... De una manera que se te mete bajo la piel..
¡Besitos! ;)

clara SL dijo...

Sí,Campanilla,qué cierto lo que dices,en la niebla se diluye lo corpóreo y cobra esencia lo fantasmal.
La nada es un gran fantasma que diluye lo que antes era nuestro mundo.

un abrazo grande.Gracias por pasarte por casa a leer.

Paz dijo...

La nada mas absoluta es el vacío que ni el alma siente.Por eso el corazón tiene el valor de poder decir: Corto y cierro
En tu poema yo siento el vacío frío, helado....al final no siente ni el recuerdo.
Un abrazo

clara SL dijo...

Hola Paz¡.
No entiendo bien lo que quieres decirme. Pero lo que cuenta es lo que sientes tú al leerlo, explicar mi sentimiento al escribirlo llevaría demasiado tiempo y tampoco serviría de mucho, baste decir que no he querido transmitir lo que tú ves y que el recuerdo provoca el sentimiento de dolor que predomina en la poesía.

De todas formas, un poema es como un cuadro, cada uno lo interpreta según su estado de ánimo o voluntad.
Lamento que te hable de tanto frío y helado vacío, pues no en vano, la reflexión de María Zambrano a la que aludo al final viene a decir que cuando se necesita hablar de la nada con tanto ahinco es porque hay algo.

Un abrazo, Paz y gracias por venir de nuevo por aquí a leer y comentar.

Paz dijo...

Entiendo tu poema. Mi reflexión tiene que ver con el final cuando el corazón dice corto y cierro. Ahí es cuando se siente el frío en esa situación y para mi lo reflejas muy bien.
La reflexión de Maria Zambrano tiene que ver con el resto del poema efectivamente lo que predomina.
Me encanta como lo expresas y como haces volver el recuerdo de lo vivido que son los ojos con los que cada uno leemos un poema nuestras experiencias.
Sigue ahí. Deleitándonos
Un abrazo.

clara SL dijo...


Hola Paz. Cuando los sentimientos son profundos es realmente difícil hacer un "corto y cierro" definitivo. El "corto y cierro" lo hace el corazón como una necesaria retirada del camino, para no sucumbir a una pérdida de lo querido y un desgaste producido por la querencia.

Ahora debería escribir un poema que fuera "abro,... pasa".La primavera también ha llegado a mi corazón. .-)

Un abrazo y sé bienvenida a casa siempre que quieras.

Muchas gracias por tus palabras, Paz