música de Clara Serrano

Loading...

sábado, 22 de agosto de 2015

LO QUE FUE MI SOMBRA



Quisiera encerrar en un puño la inseguridad que muerde su alma y arrojarla lejos, como una piedra llena de aristas que cortan como cristales.

Quisiera batirse en retirada y desaparecer,  como un animalillo asustado y sofocado por el humo de un incendio, buscando una fresca espesura donde ocultarse.

Quisiera sentir que el cielo le da alas en vez de provocarle pánico, como una cúpula que amenaza desplomarse.

Siente que este tiempo ya no le pertenece y que juega una partida en la que es un convidado de piedra al que le han tocado las peores cartas.

Piensa si las dudas que le asaltan son certezas tan grandes como el miedo que le atenaza para afrontarlas.

Piensa en serio si debería salir sin hacer ruido y solo dejar, en el espacio que tanto anhelaba ocupar, al menos un recuerdo hermoso de lo que fue su sombra.

Clara Serrano

10 comentarios:

Hilario D'J.E. Lopez dijo...

Lindo poema

Carmen Silza dijo...

Siempre nos queda un bello recuerdo ocupando un lugar en nuestro corazón.
Bello!...

Paz dijo...

Que pena de la protagonista de tu relato: quisiera dejar su inseguridad y tener alas pero en su huida no se refugia ni en una espesura sino que huye pensando que no hay lugar para ella...bello real y triste.
Un beso

clara SL dijo...

Hilario,Muchas gracias por visitarme y dejar tu comentario.
Me alegro de que te haya gustado. Un abrazo.

clara SL dijo...

Hola Carmen¡ Muchas gracias por venir a leer y por escribir en mi espacio. Un placer siempre verte por aquí. Un abrazo

clara SL dijo...

Hola Paz, qué bueno verte por aquí, ,-)
A veces las huídas son el mejor camino para encontrar un nuevo espacio de supervivencia.
un abrazo grande.

Francisco Moroz dijo...

Las huidas siempre hacía adelante y desterrando miedos e inseguridades. Este personaje debe encontrar su salida abriendo las alas que posee y no desinflarse en abatimiento y autoconsuelo.
Una preciosa reflexión muy realista de los momentos de abatimiento que todos sufrimos alguna vez.
Un abrazo Clara.

clara SL dijo...

Toda la razón tienes, Francisco, las huidas deben serlo hacia delante.
Un abrazo y muchas gracias por venir a mi casa a leer y dejar tus palabras, sientete bienvenido siempre.

Agustín Fernández Prada dijo...

Tienes Clara, la virtud de los grandes maestros.
Cuando uno lee tus versos, tus poemas o tus relatos, se queda con la envidia de no haberlos escrito.
Al leerte, uno se identifica a la perfección en algún momento de la vida.
Tienes la suerte de que al leerte, sientes la necesidad de repetir.
Tienes la habilidad de reflejar de forma tan perfecta lo que escribes, que parece imposible haberlo escrito, si no lo has vivido intensamente.
¡Tienes mucha suerte!.

clara SL dijo...

ooh, Agustín¡¡ vaya comentario esplendido y generoso que me has dejado..,
muchísimas gracias.
No sé si merezco tanto, pero optaré en este caso por aceptar con sonrojo tan buen comentario y crérmelo.Basta que haya alguien que crea en algo para hacerlo verdad.

Gracias de nuevo por venir a leer y comentar, estás en tu casa, sé bienvenido.

un abrazo