música de Clara Serrano

Loading...

martes, 29 de marzo de 2016

ABRÁZAME FUERTE


No dejes que me marche,
y abrázame fuerte,
y siente el latido de nuestro corazón.

No dejes que me marche,
y apura cada minuto conmigo
porque mañana Dios sabe lo que será.
Seamos ahora lo que pudimos haber sido siempre,
unidos en este amor nuevo que aprendimos a darnos.

No dejes que me marche
y abrázame fuerte
Y siente el latido de nuestro corazón.


Clara Serrano

lunes, 28 de marzo de 2016

FRANCISCO CASAVELLA



Francisco Casavella era un autor clarividente, culto y con la facilidad en el verbo para describir términos que al leerlos en sus palabras cobran el significado de lo que hubieras querido poner tú en tu boca.

 Ilustrado e ilustrador de conceptos e historias llenas de lirismo, realidad, certezas y una fina ironía.
"La política se alimenta de una pasión que solo busca razones para justificarse ", "la historia es una invención que explota y administra el pasado a beneficio del presente" o " Acatar lo banal es el signo de
la nueva servidumbre. Vivimos en la Alta Edad Media de la era de la televisión. Consumo, fugacidad y letargo", son definiciones breves y perfectas.

Le descubrí leyendo una entrevista que le hicieron para la revista literaria Mercurio, maravillosa publicación gratuita que cualquiera puede degustar en una consulta de médico o dentista. Una buena consulta  que se precie debería tener algo interesante como esto para pasar el rato antes de enfrentarse al mal rato que le harán pasar y no tanta revista deleznable tipo Hola, que te deja las ganas de devolverle al papel y a la consulta otro saludo del tipo "hasta nunca".

Casavella murió pocos meses después de publicarse esa entrevista. Dejando de nuevo esa desagradable sensación de que el Universo muchas veces es injusto y deja vivo a seres abominables, insulsos o estúpidos y se lleva a personas que podrían aportar luz y color a este mundo.

Clara Serrano.


sábado, 19 de marzo de 2016

UNA LEVE SONRISA.


Plena y radiante de magnética autenticidad a los ojos de los demás. Paradojicamente, corroyendo mis entrañas la pasión de mi vida y mi dolor,...y quizás por eso,  el triunfo rondaba a mi lado queriendo poseerme.

Y yo, henchida de abatimiento, solo vivía para  transmutar mi voz en un grito, hermoso como clarín de guerra,  que arrancaba la admiración y el sobrecogimiento de aquel que se cruzaba en mi camino, que me escuchaba cantar  desangrandome, que me oía hablar con apasionamiento de la vida, del sentir y del amor.
Pero ciega ante su presencia y sorda a su llamada solo podía llorar por dentro y encogerme sobre mi misma como un niño perdido en un bombardeo.

 Y así, paseaba la gloria, mi gloria y mi cruz,  entre las mesas de aquel bar donde el dinero y la fortuna se sorteaba mi suerte, arrancando asombro y adoración a todo aquel que me escuchaba, a todo aquel que con sensibilidad, sentía que era una elegida, viendome como una diosa a la que venerar.

Ignoré tantas veces su invitación de pura tristeza y descreimiento, que casi me resulta, con el paso de los años,  irreal aquel recuerdo.

Solo después de tanto tiempo, veo con cierta perplejidad la verdad de aquellos días y logro, a pesar de analizarlo  con frialdad, arrancarme una leve sonrisa.

Clara Serrano.

jueves, 10 de marzo de 2016

SE HACE CAMINO AL ANDAR


Todo sucede, aunque creo firmemente que no como se dice "por algo..." , a veces ocurre porque sí.
Lo que sí es cierto es que todo te deja una enseñanza. A veces propicia y otras a toro pasado.
La vida muerde y acaricia.
Quizás ayudamos en un sentido y en otro con nuestra actitud o simplemente, damos con sujetos o situaciones que unas veces son por fortuna y otras,  desafortunados.

Podría decir que la vida me ha sonreído y no sé si sería cierto o no, pero es mi percepción lo que cuenta, aunque a veces me quedo con el resquemor de que podía haberse portado mejor.

No me ha costado saber lo que no quería, pero el no saber lo que quería quizás me ha hecho dispersarme..o concentrarme en algo que me robaba la posibilidad de hallarme en otro lugar.

Podríamos cambiar nuestra vida si fuera una opción el proponérselo, pero a veces,el tiempo es lo que falla para poderla mutar.

Hay cosas y gente que no vuelven. Hay trenes que se fueron para no volver.
Es cierto que aparecen otros si mantienes los ojos y sobretodo, el corazón abiertos, pero el instante o la persona perdidos serán un motivo de punzada en algún momento de reflexión.

Quizás sea propensa a la melancolía, aunque vivo el presente con ardor y del futuro me despreocupo, pues no soy persona que crea en destinos ni caminos previamente trazados.

Quiero vivir queriendo vivir y no morir viviendo.
Quiero que me quieran los que dicen hacerlo y de eso cada vez me doy mas cuenta cuando no es cierto.
Quiero dejar en mis actos y palabras la caricia del respeto y la certeza de que no hice daño a nadie, al menos  sabiendolo. Quiero que hablen por mí mis afectos, mis entregas, mi empatía, mi comprensión, mi cariño, mi pre-ocuparme  por los demás, mi talante alegre o la sonrisa que dediqué a pesar de no estarlo, y mi deseo de conseguir instantes de felicidad y poder compartirla - siempre sabe mejor beberse los buenos momentos con alguien-.

Espero que mi camino no sea demasiado largo para consumirme en él, que la vida me dé la posibilidad de desaparecer cuando se hayan gastado mis ganas de tenerla conmigo, que me dé la lucidez y buena disposición para hacer el camino
como el poeta dijo, ligera de equipaje y haciendolo al andar.

Clara Serrano.