música de Clara Serrano

Loading...

sábado, 30 de agosto de 2014

ESCRIBIR LO QUE NO SÉ DECIR

Creyendo que te conocía , equivocadamente te saludé y así, de esa forma tan tonta, te encontré. 
Por eso siempre hay un saludo en nuestras vidas y aunque las despedidas duelen, nunca te vas para siempre, porque nuestro cariño no entiende de adioses ni de distancias.

Esta vez te he recogido entre mis brazos cargado de tristeza y apatía  y te los devuelvo llenos de alegría y esperanza. Pero ya te estás marchando de nuevo y yo te dejaré ir, como te dejé antaño, porque tu amor, en el fondo, nunca se marcha.

Quizás no sepas nunca que te escribí y te escribo, porque no sabes casi quién soy o he sido, sólo conocemos nuestra forma de enlazar nuestros cuerpos, nuestros mensajes sin prejuicios,sinceros y tiernos,  la música que escuchamos, el arte que disfrutamos o el paisaje que juntos vemos. 

Quizás no sepas nunca que de mí para ti tantos versos salieron, pero cuando estés a punto de marchar, te escribiré en un trocito de papel   lo que te echaré de menos, porque nunca he sabido decir de viva voz todo lo que quiero, sólo he sabido contarlo con la intensidad de mis abrazos, la dulzura y pasión de mis caricias y  besos y el calor de mi cuerpo  cuando la noche comprensiva echaba sobre el amor su manto regalándonos un lecho.

Autora: Clara Serrano 
Cucurrucucú paloma, por Caetano Veloso
http://youtu.be/-CsA1CcA4Z8
Foto: Anochecer sobre Gredos. Clara Serrano




martes, 26 de agosto de 2014

EL BREVE ESPACIO EN QUE NO ESTÁS

Todavía quedan restos de humedad,
sus olores llenan ya mi soledad,
en la cama su silueta
se dibuja cual promesa
de llenar el breve espacio
en que no está... 


Todavía yo no sé si volverá,
nadie sabe, al día siguiente, lo que hará.
rompe todos mis esquemas,
no confiesa ni una pena,
no me pide nada a cambio
de lo que dá. 


Suele ser violenta y tierna,
no habla de uniones eternas,
mas se entrega cual si hubiera
sólo un día para amar. 


No comparte una reunión,
mas le gusta la canción
que comprometa su pensar. 


todavía no pregunté «¿te quedarás?».
temo mucho a la respuesta de un «jamás».
la prefiero compartida
antes que vaciar mi vida,
no es perfecta
mas se acerca a lo que yo
simplemente soñé...


PABLO MILANÉS
El breve espacio en que no estás
http://youtu.be/nTj0Or3wAvU

QUIZÁS UN SUEÑO

Un encuentro, palabras a medio decir
quizás un roce de cuerpos.
Sentir en penumbra, a medio gas,
entre la duda y la certeza,
la ocasión puede ser nuestra.

Recuperar un saludo desde el pasado,
una oración de amor si acaricio una nota.
El brillo de tus ojos si muevo mi pelo,
si me dejara tocar, si fuera de nuevo
como aquel segundo que encendió la primavera.

Una palabra viva, salvada del olvido que anuncie el amor
cuando la tarde se deje matar al ver que tú te vas.
Nacerá otro día cuando mañana vuelvas
y me busques allí donde tú sabes que me encontrarás.

Autora: Clara Serrano

lunes, 25 de agosto de 2014

HUBIERA QUERIDO DECIRTE

Rechazaste mi ternura
cortando con afilado filo
las sinceras palabras 
que para ti fueron escritas.
Malinterpretaste mi cariño
que no deseaba ser tu dueño
sino bálsamo y compañero,
lecho de pasión
donde descansara el guerrero.
Viste posesión y atadura
donde sólo había  amor y deseo
y te alejaste de la cordura
que dictó un día tu corazón.

He tenido que apartarme de ti 
para que quieras volver ahora.
Tu miedo te hizo partir
y ahora te veo asomar y sólo observo,
aunque me enternezco
y casi zozobra mi corazón
que a pesar de todo
a veces te imagina volviendo
para reparar el daño hecho.

Un faro encendido 
viejo y fuerte como el tiempo
sus ojos en la distancia permanecen,
amparando en la tormenta,
asegurando el regreso

Autora: Clara Serrano
Foto: Clara Serrano
 Mina, OGGI SONO IO
https://www.youtube.com/watch?v=S08SXKXr9Rk

jueves, 21 de agosto de 2014

SI ES ASÍ COMO QUIERO

Si ya estás hundido, porqué tienes miedo al agua.
Proverbio árabe que te leo, recostada tu cabeza en mi regazo, 
y entonces me miras y las lágrimas se dibujan en nuestros ojos. 

Mi amor, te marchas... y se quedará en mi memoria la estela de tu mirada.
Sabemos que no podemos, la vida a veces no desea ser empática.
Tú y yo juntos en el tiempo, así viviéramos mil años.
Disfrutaré mucho tiempo de este recuerdo  y así no te echaré de menos,
tanto.. que seguirá tan vivo en mí que será como si no te hubieras marchado.

Y vas a prometerme algo que siempre quisiste... y yo te silencio con un beso,
porque el amor es esto, lo que nosotros nos damos, ternura y sexo,
con apasionamiento, sin aplazarlo y sin plazos pero libres como el viento.
Con ternura, sinceridad y el corazón abierto en los mensajes, 
con sexo vivo y rotundo, como si mañana fuera a acabarse el mundo.

Y sigo leyéndote de un libro, Vivir Adrede, de Mario Benedetti,
en donde sabiamente dice... los sentimientos dan el color del mundo...
el mundo chico en donde nos revolvemos.....
y nos otorgan nombren y gracias a ellos no somos otros sino nosotros mismos...
Por eso tú y yo somos hoy y siempre quienes fuimos y somos,
gracias a esos sentimientos que nos regalamos sin prejuicios,
sin reservas, sin premeditaciones ni aplazamientos,
sintiéndo además así que nos hacen más libres 
y no como otros lo ven, uno del otro preso.

Es así como te quiero y en general, quiero, 
no quiero aplazamientos porque el futuro ya es ahora 
y el pasado puede no olvidarse pero está muerto.
Ni plazos para sentirte o verte, sino cuando a uno u otro nos pide el cuerpo,
sin pudor y con sinceridad en los ojos  y en el verbo.
Te quiero cuando vienes a mí muerto de deseo 
y entregas a pecho descubierto tu amor sin recelo,
 lejos de cinismos, propios de malos amores 
que sólo traen quebranto y lamento.

Por eso volveremos a amarnos, alguna vez,
 y hasta cuando seamos viejos,
porque la sinceridad en el amor rompe las barreras,
porque en los sentimientos, la verdad los hace eternos.
por eso este cariño no morirá y siempre será nuestro, 
de otro color y con otra forma, pero nuestro. 

Y como dice Benedetti, tú y yo somos optimistas
 porque entendemos el alma como agua
y el agua corre, nunca es la misma, desaparece, reaparece, brota
y guardamos en nuestros bolsillos algo de gloria, 
que no es siempre la misma a la de hoy o a la de antes, 
y hacemos un nudo con las certindumbres y en mi caso, 
me lleno los bolsillos de poesía que aunque es mía, también es tuya,
para declarar amor, para aclarar dudas, para despejar verdades.
Para decirme a mi misma y al mundo que sigo viva
y mentando a nuestro autor, que venzo al tedio y a la fiebre,
que aprendo del ayer y no lo borro, 
 que conozco y reconozco que vendrá algo mejor
 y contenta en la espera preparo su bienvenida.

Autora: Clara Serrano
Erik Satie. Gymnopedie nº 1
http://youtu.be/xZgjHvk4DXs

martes, 19 de agosto de 2014

DESCUBRIÉNDOTE

Una parte de tu naturaleza es profundamente mala  pero sabes engañar, con sutiles frases pergeñadas de cinismo y edulcorantes para la vanidad ajena. Yo sé quién eres y por eso me detestas, porque te reconocí hace tiempo, porque tu arte  de engaño no puede seducirme como lo hacía  antaño y te planto cara,  aunque no te digo todo lo que siento, porque no tengo necesidad de herirte más de lo que lo hace mi resistencia a no dejar que me manipules, que me mangonees, que decidas por mí, como los demás continuamente consienten.
Crees tener la razón, la verdad, la explicación a todo y para todos. Tu extrema soberbia te impide darte cuenta de lo necia que resultas a una persona que se cuestione minimamente tu argumentación.

A ti también te puede la vanidad que te produce la aquiescencia ajena y como tu público es reducido, pocas ocasionas te procuras para poder verte cuestionada; de tal manera que al final, no sales de la estupidez ni obcecación de tus "razonamientos" y vives engañada  y engañando al que te secunda.
Pero lo que más me molesta de ti es la poderosa perversión que te hace abusar del débil y atormentarlo con tus juicios, comentarios y amenazas para tenerlo a tu merced y hacer de su vida lo que consideras mejor para él.
Eso y tu extrema ira y frustración hacen de ti un ser detestable, pues tu corazón no emana más que miseria y a pesar de tu extrema generosidad con el dinero  que te hace ser merecedora del carño ajeno, resultas para mí un ser del que necesito alejarme.

Cuando leas esto, sabrás que eres tú de la que hablo porque tu aviesa naturaleza ya me ha definido con suficientes epítetos como para incluir el de maledicente entre ellos. No lo soy, soy sincera y clara como mi nombre y mientras me quede un ápice de fuerza mental que no física, te seguiré cuestionando y diciéndote que dejes de manipular, mangonear, predicar, atormentar y decirle a Dios y al diablo lo que es verdad o lo que hay que hacer o no. 
Y en el fondo, todo esto me da una gran pena, porque siempre tuve debilidad por ti  y me duele pensar y sentir todo esto de alguien a quien de verdad he querido.

Hablando de sexo

Como la música, la pintura o la poesía, el sexo tiene una forma particular de expresión. 
Un cuerpo  no  interaccona con otro con la misma intensidad, ni el mismo deseo, ni las mismas manifestaciones que lo harían con alguien diferente. 
Somos un ser sexual distinto según cohabitemos con uno u otro congénere en este campo.

Quizás  pases una vida entera probando formas de expresión y no encuentres la idónea, la que se ajusta a tu particular visión del asunto sexual o tengas la enorme suerte de tenerla a la primera de cambio, pero también hay personas que se contentan con cualquiera de sus manifestaciones o con la más simple de todas ellas. En estos últimos casos, podría concluir que afortunados él o ella, pero me sale pensar más bien que su disfrute sexual es mero resarcimiento físico y no tanto una conjunción de lo espiritual y lo corpóreo. 

Es para mí el sexo como una obra de arte que me seduce o no,  y así, me hace desear la repetición de su vivencia o el total desinterés acerca de ella.

Quien busca en el sexo una particular forma de expresión, una conjunción de espíritu y carne, de satisfacción del deseo carnal en la medida y en la forma expresamente requerido y un entorno emocional o espiritual que enriquece de ternura y amor el  encuentro, al descubrirlo con alguien  no quiere renunciar a ella, se convierte en algo casi vital para su salud física y mental.
El sexo se convierte en estos casos en una reproducción del arte mismo. No en vano desde tiempos pretéritos se hablaba del sexo como arte amatoria. Ya los antiguos entendían que en eso del sexo tenía mucho que ver el arte.Y no sólo se referían a las posiciones excelsas que redundaban en un mayor placer físico, sino a toda la seducción que ejercía el entorno sexual sobre el alma del individuo.
El sexo es fuente de satisfacción física pero si tiene esa connotación de arte, se convierte puramente en enriquecimiento emocional que inunda de placer el cuerpo y la mente. 

El comentario vulgar pero definitivo de " ese/a no está bien follado/a"  no sólo se refiere a  no haber tenido sexo, sino a no haber tenido buen sexo y eso tiene más que ver con el enriquecimiento emocional de la experiencia además de la parte física.

El buen sexo es fundamental para algunas personas, para otras vale con tener sexo y algunas logran de forma plena satisfacerse a si mismas. Entre las primeras y las terceras hay una línea divisoria casi imperceptible. 
La proyección mental de los requerimientos que el buen sexo debe tener para producir deseo y satisfacción en el individuo que lo busca o pretende es empresa no siempre fácil de conseguir o mantener, de ahí que su búsqueda  o su necesidad de repetirlo se convierta a veces en obsesión  o en frustración.

Si lo has encontrado merece la pena disfrutarlo a tope, si es preciso hasta que se desgaste.
Y aunque por lo que le toca de arte el buen sexo no resiste tanto el paso del tiempo como el resto de disciplinas  artísticas, el valor de su eternidad quedará depositada en nuestra mente y cuerpo como un gratificante y maravilloso recuerdo, razón más que suficiente para vivirlo con toda la intensidad y repetición que se pueda.

Autora: Clara Serrano

sábado, 16 de agosto de 2014

STAND BY ME

No te vayas aún, quédate un poco más a mi lado,
con tus manos guardando mi cuerpo,
con tu aliento dando cobijo al deseo,
con tu voz que trae música donde antes hubo silencio.

No te vayas aún y dejes mi mirada vacía,
con ojos ciegos sin luz ni destino,
con mi boca en silencio y cerrada,
donde los besos no aniden y
mis labios se vuelvan escarcha

No te vayas aún y queden parados mis pasos,
sin saber dónde pisar ni qué rumbo tomar.
Con mi cuerpo varado en la playa
donde acecha  la nada, soledad y espanto

No te vayas aún llevándote mis versos, no te vayas,
que no escribirán para nadie como para ti fueron
Con mi corazón latente de amor y sueños,
con mis manos de una caricia trémula prendadas.

No te vayas aún , quédate un poco más a mi lado,
tu nombre quema mi boca si para despedirte te nombra,
déjala que te llame bajito a mi lado en la cama echados
mientras tu cuerpo sobre mí se inclina para  ligarme en abrazo. 

Autora: Clara Serrano
Are you going with me? de Pat Metheny
http://youtu.be/l4jIbLYE3gQ
 

jueves, 14 de agosto de 2014

Amo tanto que me rompo en mil pedazos cada vez,
amo tanto y amaré, que en vez de vino, beberé hiel.
 Amo porque amar me da la vida y la risa, 
amo por amar un amor limpio de posesión,
y con pasión me regale palabras y besos 
que acaricien como suave brisa mis labios y mi piel

Amo porque amar es lo que me hace volar,
 sentirme libre de presión y feliz canturrear.
 Amo tanto que amar me hace morir cada vez
en un gesto de su boca, en una mano que ya no me roza,
si un adios se anuncia en una mirada o en un papel,
 en  labios distantes que no buscan besarme
en  mensajes de amor que nunca llegan y 
con los que él no me deja expresarme.

Amo porque amar es sonreír y con el corazón  hablar.
Amo porque amar es  sentir y a pleno pulmón  respirar.
Amo porque amar es despertar y ver el mundo en color.
Amo porque amar es notar la vie en rose al mirar.

Autora: Clara Serrano

 LA VIE EN ROSE, por Orchestra european
 http://youtu.be/fYwacfX1ZbE

martes, 12 de agosto de 2014

BAJO TU SOMBRA

Se enredan tus manos en mi cintura
y me cubre tu cuerpo como prieta losa
que me ciega los sentidos
destapando mi voz en un gemido
que rompe el silencio
encendiendo tu herido corazón y el mío.

Me cubre de espaldas tu cuerpo,
agazapado sobre mí en la penumbra
y siento tu aliento en mi nuca
mientras rezo un sortilegio
que convoca a tu boca
en apretados besos
de paladar sediento.

Se abre mi pecho a tus besos
y mis manos pintan caricias
que tu pasión desboca
mientras te adoro y poseo
con una mirada
que te atrapa y provoca.

Me arrincono en tu sombra
y como gacela presa
a la dulce muerte que le espera
se entrega mi carne y mi alma  toda,
esperando tu ansiosa respiración
que adelantará mi hora
en un latido acelerado, 
tu cuerpo desmadejándose sobre el mío
después del mortal abrazo.

Autora: Clara Serrano


martes, 5 de agosto de 2014

La noche le sedujo una vez más y echó a andar por la calle desierta, apenas se oían ruidos,  el único que rompía la tranquilidad era el camión de la basura que a lo lejos lavaba la cara más impía e indigna de la urbe. Pero incluso en aquel agosto desierto, se agradecía el pálpito de algo de vida en aquella ciudad que parecía abandonada.
Cruzando calles sin necesidad de mirar y evitando  charcos, baches y aceras desconchadas continuó andando sin rumbo fijo mientras de vez en cuando, algún gato se le cruzaba receloso de ver presencia humana tan a deshoras

Habian discutido, había sido una estupidez, remover recuerdos del pasado no había sido muy buena idea. Habían salido las anécdotas bonitas, pero también los posos amargos de una relación que había naufragado a base de descuidos, de olvidos y conformismos...

Chasqueó la lengua y pensó aún más en ella, en su cara al despertarse, nunca se pintaba y eso la hacía aún más hermosa, adoraba las mujeres sencillas, sin enmasacararse detrás de maquillajes y sortilegios  de ropa o bisutería.
Le gustaba que lo abrazara después de hacer el amor y paseara sus dedos por su espalda mientras él se quedaba casi a las puertas del sueño. Le gustaba cómo se levantaba desnuda de la cama y medio corría al baño de puntillas, como en un acto de pudor innecesario, cómo se recogía el pelo y le caía algún mechón de cabello por la cara o cómo posaba su mirada en la suya al tumbarse sobre él.
Adoraba a esa mujer, él lo sabía aunque tantas veces se lo hubiera escondido o negado a si mismo y a ella, y no sabía porqué había vuelto a hacerla daño. Acababa de irse y ya la echaba de menos.

Era su maldita naturaleza contradictoria la que le ponía siempre en la picota y siempre con lo que más deseaba, o más quería o más perseguía. Cuando todo parecía ir sobre ruedas, al final, él se reviraba y cambiaba de opinión, como para llevarse la contraria a si mismo...¡manda cojones¡, exclamó en voz demasiado alta para el moemento y se odió una vez más..

La había visto marcharse de su casa, con tranquilidad pero con el orgullo herido, sabiendo que en esos momentos, lo detestaba. Sabía que ella tenía razón pero también a él le dolía que ella viera tan claro que nunca serían nada más que amigos, amantes..Ella lo conocía, sabía de su naturaleza y se había expuesto a ella demasiadas veces. Esta vez ella sabía que no pasaría por lo mismo y había sido clara y contundente, y él, en cambio, había reclamado su porción de apoderamiento, de posesión, de privacidad. Sin caer en la cuenta de que de ser atendido en el deseo, cambiaría una vez más de opinión y la dejaría tirada. Ahora ella lo conocía y simplemente, se vistió con tranquilidad, le besó en la mejilla y se fue, sin exabruptos ni portazos.

No se había dado cuenta de por donde iba y acabó topándose con  un after, entró sin problema aunque el portero le miró con recelo, pero en el último instante, una morena de minifalda y tacones de vértigo se le colgó del brazo y con ojos de embeleso le miró primero a él y después al portero y lanzándole un beso le espetó, "anda, monada, déjanos pasar...no has visto que va conmigo?" .
Las copas,   besos y arrumacos se fueron enlazando unos con otros.
 El camino a la inversa hasta su casa tampoco supo nunca cómo se había hecho. 
El atardecer del día siguiente lo devolvió a la realidad con una migraña espantosa, las sábanas manchadas de carmín y la cartera desparramada por el suelo del salón junto a sus pantalones.
Se maldijo mientras oía el zumbido del móvil,  gracias a Dios  había escapado al botín al quedarse olvidado después de la pelea entre los almohadones del sofá.
Pensó que sería ella dándole una oportunidad otra vez y se fue a cogerlo tan rápido como su aturdimiento le dejaba y casi partiéndose la espinilla con el cristal de la mesa del salón, logró encontrarlo antes de que se cortara la llamada....suspiró aliviado, pero en la pantalla leyó "despacho". 
Cayó en la cuenta de que era lunes y su furia por descubrir que ella no era quien lo reclamaba y todo lo acontecido el día antes casi le hace lanzar el móvil de 800 € contra la pared. Se reprimió a tiempo pensando que era lo único que podía  conectarle con ella. 

Se fue a la cocina, encendió un cigarrillo que guardaba de reserva en un mueble- hasta el tabaco se había llevado.. -y pasó lo que quedaba de tarde esperando que sonara de nuevo. Su puñetero orgullo, muy superior al de ella le impediría mover un dedo para arreglar la situación,pero quizás ella se hubiera cansado ya de hacerlo

Autora: Clara Serrano

lunes, 4 de agosto de 2014

CUANDO YO ME PIERDO TÚ ME TRAES AQUÍ

Eres lluvia, eres mar,
salado en mi boca, 
fresquito en mi piel.

El final de una espera,
el principio de una historia.
De la lluvia, la paz,
las olas y el beso del mar.

De la Tierra, la esperanza
y del cielo, la brisa que abraza,
la fuerza del viento serás.

Eres todo lo que soy,
me regalas lo que siento,
la risa y el amor.
Eres la verdad,
me rompes la duda,
me traes la paz,
aire para respirar.

Estás siempre ahí,
cuando yo me encierro
tú puedes abrir,
cuando yo me pierdo
tú me traes aquí.
Cuando la tarde se deja matar
al ver que tú te vas.

Autora: Clara Serrano


viernes, 1 de agosto de 2014

JOHN Y YOKO

John Lennon y Yoko Ono
tumbados sobre lienzo blanco,
ella, hierática, diosa vestida,
él, tierno su abrazo, mortal y desnudo.

Te he visto en esa foto conmigo.
Yo no soy oriental ni diosa distante, 
tú sí, tierno y terrenal, desnudo.
Te he visto así antes en tu cama,
abrazado a mí sin temor, desfallecido,
entregado sin recelo, con devoción,
abrazado a mi cintura, a mi pecho,
tus piernas y las mías, 
tu rostro besando mi cuello, 
mi cuerpo tuyo, tronco vivo 
enredado en tu cálida hiedra.

Autora: Clara Serrano
Foto: Portada de "Rolling Stone"

REENCUENTRO

No estamos en el mar,
pero yo lo imagino 
mirando el intenso verde de tus pupilas.
Mi cuerpo, la arena 
donde te recuestas 
para descansar 
de la dura batalla 
que se libra afuera. 

Nuestro amor se saluda al fin, 
después de tanta ausencia, 
echando un bálsamo 
sobre la herida abierta. 
Bendita soledad que me invadía
que hace aún más preciada tu presencia

Autora:Clara Serrano
Erik Satie. Gymnopédies http://youtu.be/YclppeD82lo

NUNCA VERTE ES DE MÁS

Te echo de menos
 aunque hoy te he visto
y nunca verte es de más.
Todo de ti me fascina,
hasta lo que no muestras 
y también cuando suspiras
y acariciando mi pelo te vas.

 Han tenido que pasar dos lustros
 para que el caprichoso tiempo 
conspire a nuestro favor 
y   has traído con tu saludo
 aquellas flores de nuevo
con las que nos dijimos adiós.

Hoy es un hola y no para siempre,
quizás no nos den descanso las horas,
quizás quieran ser otra vez veleidosas,
te quiero, no te quiero
te espero, no te espero,
 me voy o te irás .a deshoras.

Pero ahora tu sí es eterno y 
mi no no guarda rencor. 
Tus palabras me acarician,
las mías te dan calor
y dando las gracias por el reencuentro
en mudo abrazo  hacemos el amor. 

Autora: Clara Serrano 
EL beso. Gustav Klimt