música de Clara Serrano

Loading...

miércoles, 31 de diciembre de 2014

TÚ-Y@


                                                                                 TÚ

                                                                                   .

                                                                                 .   .

                                                                               .       .

                                                                             .  . . . .  .

                                                                                   .

                                                                                   .

                                                                                   .

                                                                                   .

                                                                                   .

                                                                                 YO

miércoles, 24 de diciembre de 2014

CANTÓ

 

Cantó y a sus ojos mirar no podía
pues su voz se cortaría
y una lágrima enturbiaría la canción.

Para él era, para otro u otros no.
Si él lo hubiera sabido... 
pero negándoselo quizás estaba 
 ¿su corazón lo reconocería?,   
su razón seguro no.

Clara Serrano

NOCHE MALA SERÁ



En vez de Noche Buena, noche mala será ,
obligándote a pensar en aquellos que te faltan, 
que no pudieron o que ya no están.
Seres queridos que perdiste, que te olvidaron, que te dejaron,
a los que dejaste, a los que olvidaste,  que te dejarán,
que siempre fueron y aunque no estén, están,
y arropados por el recuerdo, en tu alma permanecerán.

Circunstancias de la vida irrescatables de la fatalidad,
por un jodido segundo que lo cambia todo,
deshaciendo en llanto y arrasando la posibilidad de sonreír,
la vitalidad, el amor , el deseo, la armonía y el encuentro.

Querencias aplastadas por la mala ocasión, la soberbia,
el orgullo,  el rencor, la rendición o  la escasa voluntad..

Tu padre sembrando de margaritas el camposanto,
tu hermano ni en polvo ya, tu amor y el de otros, la amistad,
enterrados entre el polvo del camino, arduo y voluntarioso,
empeñado por siempre en proseguir sin esperar,
y  los recuerdos y sensaciones rescatados como fantasmas,
todo gracias a la Navidad.

No serán días de risa sino de pena, sorda y silenciosa, escondida tras una sonrisa 
que se esfuerza en ser amable y angelical para los demás
pero que esconde en la comisura un poso inmenso de soledad.


Clara Serrano

martes, 23 de diciembre de 2014

EL RELOJ SONÓ COMO SIEMPRE



Tendría tu cabeza en mi regazo, en el sofá, muy cerca de mi sexo, tan cerca que lo notarías crecer y te acariciaría el pelo hasta que te quedaras dormida.
Me has hecho estremecer, le contestó, pensaba en algo  muy parecido,abrazarme a ti por detrás y dejar mis manos cerca de él, con mi pubis pegado a ti . 
Enredaría mis dedos en el pelo de tu pecho y luego se me irían las manos al pan. Te abrazaría muy fuerte con mis piernas y me pegaría tanto a ti que me sentirías mojada.

Me gusta lo de que se te irán las manos al pan, escribió él riéndose abiertamente con los jajaja que solían usar para expresar la espontaneidad de su alegría.

Se tumbó en su cama y se abrigó con el edredón, hacía frío fuera y se le había colado hasta el alma. Durmió un sueño intranquilo en donde había visto su cara una y otra vez. 
El reloj sonó como siempre  y la desilusión le dio los buenos días al comprobar que una noche más no habían estado juntos dándose pasión y amor como solo ellos podían hacerlo.

GB/GN

domingo, 21 de diciembre de 2014

MIS PALABRAS



Mis palabras te acarician cuando pones tus ojos sobre ellas.
Cobran forma gracias a ti, a tu interés por leerlas.
Son lo que son porque habitas en cada una de sus letras.
La emoción que desatan  en tu cuerpo es el alma que por ti vive en ellas
y la pasión que te despierta, el fuego con el que fueron hechas.


Clara Serrano

sábado, 20 de diciembre de 2014

EN REMOJO

Resultado de imagen de corsé

Voy a poner en remojo mis sentimientos,
a ver si se ablandan y me aprietan menos.
A veces me ahogan, de lo estrecho  que los siento
y no sé cómo desabrochar el botón que los mantiene prietos.

Y reclamo la presencia de su mano para aliviarme
con solo el girar en ella dos dedos
pero no contesta ni viene al encuentro,
y yo me asfixio y me fatigo en la tortura,
esperando su leve toque para liberar tanta estrechura. 

Clara Serrano

jueves, 18 de diciembre de 2014

ES LO QUE ESPERO




¿Cómo  decirte que te echo de menos?
¿cómo  contarte que no me acostumbro a tu silencio?
¿cómo confesarte que sobre mí te quiero?
¿cómo expresarte que me puede el deseo?

Si son tus ojos dos puntos pequeños que me espían.
Si son tus palabras disparos que me acribillan 
y si lo único que realmente nos pertenece es el tiempo,
Muero sin morir porque no quiero
pues vivir para tenerte es lo que espero.

Clara Serrano

martes, 16 de diciembre de 2014

CUANDO TE IMAGINAN


Si es tu cuerpo y tu compañía
que como una ola vuelve a mi pensamiento
y por eso... no te suelto.
Lo que contigo me trastorna,
me da alas, me emociona.
Duerme acurrucado en mi deseo
 lo que yo contigo quiero,
que es todo o que no es nada, 
siquiera tu mirada.

Cuando mis ojos te miran,
siéntelo, te acarician,
cuando me ves o no, 
también cuando te imaginan.

Clara Serrano

domingo, 14 de diciembre de 2014

ALGO MÁS QUE DESEO



Entraron en la habitación sin decir palabra alguna, pero el deseo era una verborrea que se mascaba en el aire que llevaban respirando desde que se sentaron a comer. Los dos solo tenían hambre de otro tipo. 

Ella le acarició la pierna hasta hacerle insoportable la presión del pantalón, si no hubiera sido por aquel camarero que a hurtadillas los miraba se habrían devorado en aquella rinconera de aquel fino restaurante donde habían entrado. Apuraron el tiempo sin probar casi bocado, sobre todo él, que la miraba con un brillo especial en los ojos mientras ella hablaba y masticaba sin ganas  disimulando su deseo.

La habitación resultaba fría en exceso pero ella se sentó en el borde de la cama intentando aparentar tranquilidad  y le observó mientras dejaba sus cosas sobre la mesita con una fingida calma. Se acercó por fin y se inclinó sobre ella y empezó a besarla y acariciarla. 
Se sentía extrañamente tímida y nerviosa, como si fuera su primera vez, pero sus manos la delataron mientras recorrían sus piernas y le desabrochaba el pantalón.

La fue desnudando lentamente reteniendo a duras penas las  ganas de poseerla por fin  y ella se dejó hacer mientras,  ella sí, ya se había hecho dueña de él. 
Sus manos lo habían dejado al descubierto y su boca hizo el resto.No había probado antes nada igual y se entregó y abusó de ello sin mesura ni recato. 
Él se mordía el labio y susurraba cosas que ella no oía ya, solo dedicada a hacer que él llegara hasta un punto insoportable de placer mientras notaba el crecer acelerado de su deseo.

Sin casi contenerse le cogió las piernas y  colocó sus pies en sus hombros mientras la empujaba hacia el interior de la cama y con los ojos inyectados de deseo, se dedicó a ella hundiendo su cara entre sus piernas  mientras ella, ronca la voz por la excitación, le acariciaba el pelo, se mordía la mano, acariciaba con urgencia su pecho y le chupaba los dedos de la mano que buscaban ávidos el suyo para acariciarlo con una mezcla de suavidad y fiereza.

Su respiración se agitó y lo atrajo hacia sí, no podía más, quería tenerlo dentro,  él se echó encima con calma felina  y  se hundió  en ella hasta el fondo,  lentamente pero de manera tan intensa que la hizo casi sollozar de placer y empezó un vaivén infinito sobre su cuerpo mientras se comían la boca y el cuello.  
Los labios y la lengua dibujaron mil y una caricias en aquellos cuerpos unidos por algo más que deseo. 

GB/GN

sábado, 13 de diciembre de 2014

ESCRIBIR


Escribir es un conjuro, un mantra que me devuelve la tranquilidad al alma.
Escribir es una conversación con la nada, con el viento, 
con todas aquellas sensaciones que me hacen infinita 
o me dejan el corazón desangrado por dentro. 
Escribir es un conjuro que te trae a mí de nuevo. 
Escribir es un pacto con el diablo o con los ángeles
para no caer en el abismo de la soledad 
que planea como un buitre sobre mi alma y mi cuerpo.

Clara serrano