música de Clara Serrano

Loading...

domingo, 19 de abril de 2015

LA GRAN PELOTA AZUL



No reconozco este olor..., y porqué me habrá hecho tantas caricias y ese beso en la frente...nunca se mostró tan cariñoso conmigo.

Y ahora ha cerrado la puerta sin decirme "hasta luego", su gesto no es alegre como otras veces y el cerrojo ha sonado diferente...
Mira...,mi comida y mi agua, pero ya comí hace unas horas, nunca me había dado de comer tan de seguido...Algo raro presiento pero no atino a saber qué.. mi olfato me dice que algo ha cambiado.

Y ahora el temblor...pero este es muy fuerte, más que otras veces... qué vibración tan horrible....nunca fue tan intensa...mis tripas ...me haré pis y caca encima.. qué miedo tengo.. qué está pasando...lo llamaré bien fuerte, eso siempre me funcionó... Por qué no viene, nunca le he llorado tanto.... y él siempre acudió por menos...

Por favoooor, vennnnn, casi aulló.

Cuánto durará este temblor.... Voy a vomitar.... No puedo más,...hoy está durando demasiado ...y es tan fuerte....No lo soporto... Y el cinturón aprieta tanto... Me voy a desmayar...

Ya estoy despierta, qué mal lo estoy pasando esta vez....Y el cinturón sigue asfixiándome.... Y este calor... se está  haciendo insoportable.

Laika ladró desesperadamente , para algo su nombre significaba ladradora. Sabía que algo iba realmente mal, su instinto no la engañaba pero ni él ni nadie acudió a su insistente llamada.

Porqué no viene a sacarme, esto es demasiado,....  no voy a aguantar mucho más

Su corazón se amontonó en sus oídos como un caballo desbocado mientras la temperatura en la cápsula subía sin dejarla pensar en otra cosa, ni siquiera en aquella gran pelota  de un color azul intenso que ahora veía por el ojo de buey  y que terminó por deshacerse en sus pupilas.

La cápsula Sputnik II aún dio 2.570 vueltas a la Tierra antes de desintegrarse, pero Laika ya se había convertido en inmortal apesar de haber sobrevivido a su aventura espacial tan solo 5 horas.

Clara Serrano

Este relato participa en el concurso " EL HOMBRE DEL COHETE" de EL CÍRCULO DE ESCRITORES.

Los ganadores:
http://elcirculodeescritores.blogspot.mx/2015/04/ganadores-del-concurso-de-relatos-el.html

viernes, 17 de abril de 2015

SU RASTRO- Fraseletreando

 

Miré y volví a presentir sus entradas atisbando mi  espacio, que también era el suyo pues de muchas formas habitaba  en él. Y venía para ver si se veía, para ver si encontraba  una huella que le identificara en mis sentimientos,  que brillaban como luminosos llamando su atención. 

Pero no sé si se encontró... Rastreaba  para hurgar  en un presente en el que no se vería reflejado y en parte del pasado que sabía le perteneció , y sin embargo, ignoró el presente vivo lleno de amor y de deseo que palpitó a su lado sin hacerle caso.

Resultaba descorazonador seguir su rastro, ver cómo se desangraba con esa búsqueda constante sobre algo intangible, en vez de lograr la búsqueda de satisfacción para el alma y el cuerpo que tan cerca tenía . 

Trístemente constaté día tras día que le resultaba más interesante el alimento del alma vía  ego y  el sufrimiento de su frustración que disfrutar del cariño que habría hallado  en mi corazón y mis manos. 

Aquel día casi lloré sintiendo sus huellas anhelantes y a hurtadillas en mi vida, sabiéndole desquiciado  por un desgarro, una confusión, una curiosidad, por una obsesión que desgraciadamente parecía le alimentaba. Pero entonces recordé  también  mi amor muriéndose en un rincón sin saber a qué respondía esa actitud suya, tan nefasta y tan sin sentido y ya no supe quién de los dos me dio más pena.

Luego desapareció su rastro o se confundió con otros y perdí de vista la percepción de sus sensaciones o quizás, una huella en mi espacio que nunca supuso para él nada.

Con su pérdida pasé horas de desdicha, desinterés y desapasionamiento, pero descubrí poco a poco que otros rastros cubrían el suyo y dotaban de nueva vida cada segundo de mi espacio que cobraba vida gracias a  mis letras.  

Así habría de ser y fue , pues lo único que realmente nos pertenece es el tiempo, yo ganaba nuevos momentos y él ya había perdido el suyo.

Clara Serrano 

Este relato participa en FRASELETREANDO con la frase de Baltasar Gracián :
"lo único que realmente nos pertenece es el tiempo"

Los ganadores:
https://plus.google.com/u/0/communities/103619283315608925347/stream/bfc20725-3399-43b8-a37a-c8dfda4d500f

viernes, 10 de abril de 2015

CASI SIN VOZ





Empiezo a sentir de nuevo la angustia que me abruma, que me paraliza. Es la sensación de desolación conocida y a la vez, de enclaustramiento,  una  situación que jamás irá para delante sino para atrás, que en vez de remitir, crecerá hasta colapsarlo todo.

Mi fuerte naturaleza aguanta la embestida de la bestia, y resiste, pero a qué precio..mis fuerzas están debilitadas, soobretodo por el ser al que tengo también que proteger.
Y noto que mi defensa no sirve para mi fin sino para estrujar el lazo que se cierne sobre él.
 
Vivo una situación que cada vez me resta más libertad, de vivir, de ser yo misma, de ser feliz, siquiera de estar en paz, de ser siquiera un yo sin tener enfrente un oponente que le ataque a cada instante.

Eso en cuanto a mi libertad, y en cuanto a la del otro ser pequeño e indefenso que habita  a mi lado , qué puedo decir... más que le estamos comprometiendo su felicidad a cada momento que pasa, no solo la presente sino la futura.
Estamos creando un ser que abominará de la tranquilidad y solo entenderá vivir la vida en permamanente estado de guerra. en donde sus conversaciones sean gruñidos, mordiscos a un hipotético contrincante, proyectando su desarrollo personal con compañías que la maltraten, que la desprecien, que la ataquen, que la coharten su posibilidad de ser y de estar.

Noto que empiezo a asfixiarme y no sé cómo se desata este nudo que aprieta hasta dejarme ya casi sin voz..

Así escribía Loren mientras en el ventanal, la luz del ocaso teñía de rojo la estancia.

Clara Serrano

domingo, 5 de abril de 2015

EN UN COFRE

Guardo un cofre del que perdí la llave, por no deshacer a mi antojo lo que hay dentro.

Allí están muchos de mis tesoros,  algunos son sencillos versos que escribí o me escribieron.
 Apilo un puñado de sentimientos que practiqué cual religión y otros muchos que me regalaron u  ofreiieron.
 Acumulo sensaciones de rocio que refrescaron  mi corazón y otras evaporadas en poesías y anhelos.
 Amontono emociones embargadas de amor correspondido y otras tantas de perdido.
 Vivencias de amor que echaron a volar mi alma y otras soñadas, en dulce espera, del frío resguardadas.
 Entre mis tesoros preciados estás tú, y aunque no te lo creas, yo te guardo como uno de los más bellos.

Clara Serrano

sábado, 4 de abril de 2015

LA FELICIDAD EN MIS LABIOS



Ir a tu lado, sonriendo los dos,
para mi corazón el mejor bálsamo.
Tú, preguntando  porqué sonrío,
dudando del amor con el que mi boca te está mirando  .

Ir a tu lado, acariciándonos,
sintiendo un cálido placer en nuestras manos.
Yo, sin dejar de sonreír y mirándote a cada rato,
pues como en la cerveza la espuma,
sale la felicidad a mis ojos y a mis labios.

Clara Serrano

viernes, 3 de abril de 2015

UNA CUESTIÓN DE SILENCIO

 



"Soy un malo y eso es bueno, jamás seré bueno y eso no es malo". 

Repitió mentalmente la frase de "Rompe Ralph" con la que se identificaba  mientras se dirigía cansado hasta el coche. 
Después de hacerlo siempre le sobrevenían aquellos intensos dolores de cabeza.

Estoy en el buen camino, no puedo dudar. Y a mí me ha tocado ser malo, eso debo tenerlo claro....Se decía cuando aparecían las malditas jaquecas.

Salió arrastrando los pies del night club donde había cogido un poco más de olor a tabaco en su repeinado pelo y en su ropa cara de estupenda boutique de la calle Serrano.

Aún quedaban garitos donde reconciliarse con la brutalidad y depravación que esconde la noche... La misma que lo amparaba a él sin preguntar nada cuando alcanzaba el climax de su instinto más oscuro.

A ella también habría querido hacérselo, siempre inquisitiva de dónde, con quién, porqué, cómo, cuándo... Mortificándolo a preguntas y siempre hablando y hablando, sin dejar que él se expresara.... Pero era su madre.

Por fin había podido recluirla en aquella residencia después de torturarla hasta la demencia y obligarla a cortarse la lengua con unas tijeras ...
"Vieja bruja..., ahí te pudrirás, sin poder emitir ni un quejido cuando mueras"

En la residencia había dejado sin embargo su sello impoluto de pulcritud y encantadora educación entre las cuidadoras. Tan bien vestido y tan exquisito en sus maneras. Un hijo entregado, obligado a dejar allí a su madre por su trabajo de alto ejecutivo.
   
No era a las únicas a las que había engañado, su vida era un permanente disfraz de encantamiento y seducción para lograr sus objetivos. Y si no, que se lo dijeran a la bobita de ojos tiernos a la que acababa de jurar amor eterno después de cepillársela en todos los aspectos.

Sus manos aún olían al rastro que deja la angustia del que muere por asfixia.  Él lo sabía bien, no era la primera ni sería la última con la que lo había experimentado y le encantaba ese olor.

Pero había habido algo en ella que le había conmovido alguna parte de su podrido corazón. Quizás su silencio cuando bastó con una invitación de su mano para que ella se fuera con él después de sentarse a su lado en la barra de aquel pub irlandés, o su falta de  queja ante lo precipitado de su encuentro, o su silencio al hacérselo, las otras gemían tan ridículamente...

Los noticiarios de la mañana siguieron alertando a la población con una nueva  joven  estrangulada.

El comisario llegó a la morgue a las 8,30 a.m. El cadaver presentaba los mismos signos que los anteriores, pero había dos datos novedosos que el forense se apresuró a explicarle, el asesino había dejado un papel pegado en el paladar de la víctima en donde podía leerse. "gracias por haber callado". El otro dato era que la víctima era muda.

El forense le vio chasquear la lengua en un signo de decepción mientras  salía por la puerta.

 Era domingo y debía ir a visitar a su padre como cada fin de semana alterno.
Lo encontró acariciando la mano de una mujer con mirada perdida a la que hablaba sin recibir una sola respuesta. La enfermera le relató en un aparte que la pobre se había cortado la lengua con unas tijeras. 

Ya llevaba dos mudas en un día, era demasiado...

Se fue de la residencia pensativo, intentando digerir cómo alguien podía autolesionarse de esa manera. 

 Su espíritu de sabueso le hizo regresar y pedir los datos de los familiares más cercanos de la amiga silenciosa que su padre se había echado. 

Clara Serrano


Este relato participa en el concurso "LOS CRÍMENES DE LA CALLE MORGUE"  de "EL CÍRCULO DE ESCRITORES".

Los ganadores:
http://elcirculodeescritores.blogspot.com.es/2015/04/ganadores-del-concurso-de-relatos-los.html

jueves, 2 de abril de 2015

NO ME PROMETAS NADA


 Resultado de imagen de promesas cumplidas


No me prometas nada, 
que sea tu voluntad la que a mí te traiga.

No me prometas nada,
que yo sé que vuelan las palabras.

No me prometas nada, 
que el corazón no entiende de promesas,
sean o no forzadas,
que sea él el que regrese para abrazarme
con la ilusión de una querencia deseada.

Clara Serrano

REMENDADO ZURRÓN



Resultado de imagen de caminante con zurron


Miro mi mano, impresa en ella una calcomanía de un rojo corazón incompleto que una niña en su inocencia pegó, prediciendo sin saberlo una verdad, la de un corazón que espera al que viaja buscando también la otra mitad,

Corazones enredados en un querer, que discurren por un camino decidiendo si rendirse a la paz que da el amor o a la inquietud de una batalla sin oponente y que solo deja víctimas, heridos en un lance sin caricias y deseosos de amor.

Caminantes solitarios como pobres soldados, buscando patria donde regresar después de la guerra. Así van estos corazones, tímidos pero ilusionados por descansar sobre un pecho al que entregar su amor,fielmente guardado en un remendado zurrón.

Clara Serrano

.

miércoles, 1 de abril de 2015

EN EL CÍRCULO

 

 

Lo dijo Heráclito: "En el círculo se confunden el principio y el fin". 

Y así era mi vida y mi razón y mi sentir y todo lo que se componía con su materia. 


 Clara Serrano